Carta de rescisión del contrato de energía en el 2019

Cuando damos de alta un servicio, nos comprometemos a través de un contrato de orden comercial. En el mismo, nos obligamos nosotros tanto como la compañía de suministro a determinadas responsabilidades. Sin embargo, como para todo contrato, existe la posibilidad de rescindirlo. Para ello, existe un modelo de comunicación, una carta de rescisión del contrato de energía. En esta entrada, haremos referencia a la carta de rescisión del contrato de energía y como redactarlo correctamente. Así mismo, haremos énfasis en las consecuencias de esta decisión, en el orden legal y administrativo.

Si buscas saber más acerca de la reducción de energía, reducir los costes de energía, ahorro de energía de viviendas aisladas, comparar ofertas de electricidad, reducir el consumo de calefacción, controlar el consumo de electricidad, visita nuestro portal web.

carta de rescisión del contrato de energía, dar de baja el servicio, tramites,

Consideremos el contrato de energía

Como todo contrato, el contrato de energía es un acuerdo entre partes. Cuando decides terminarlo, debes redactar tu carta de rescisión del contrato de energía. Para ello, debes saber que los contratos pueden ser disueltos por cualquiera de las partes. En casos como los servicios, nadie está obligado a permanecer en una relación comercial que no le satisface. Por ello, la carta de rescisión del contrato de energía es una gestión sencilla.

¿Existen consecuencias legales en la presentación de la carta de rescisión del contrato de energía?

Por supuesto, pero tranquilo, no son graves, sino más bien colaterales. Como te dijimos anteriormente, este tipo de contratos son de consideración amplia, porque requieren de consentimiento expreso de continuidad. Si no deseas seguir recibiendo un servicio, nadie te obliga a permanecer en el mismo. Sin embargo, asume varios puntos que te ofrecemos a continuación antes de tomar una decisión que es definitiva.

Dar de baja o rescindir el contrato

En este sentido lo primero que vamos a esclarecer es cuál es la diferencia y las consecuencias de cada situación.

Con esta página podrás informarte en torno a los mecanismos legales que se activan cuando rescindes un contrato.

Dar de baja el servicio

Implica separarse de la red de suministro de una determinada fuente de energía. Aun cuando puedes hacerlo, es recomendable que pienses detenidamente en esta acción. Al rescindir el contrato con la empresa distribuidora, te separas completamente de la red. Por lo tanto de la posibilidad de contratar con otra empresa de suministro a la que puedes acceder. Cuando rescindes con la distribuidora debes asumir que deberás solicitar el alta de nuevo con sus consecuencias. Las mismas pueden ser económicas y administrativas, porque deberás realizar una tramitación que ya tenias resuelta.

Rescindir el contrato de suministro

La diferencia estriba en que lo que quieres es cambiar de la comercializadora con la que estas contratado. No se trata de cambiar de fuente, una posibilidad en el caso anterior, sino de empresa, lo cual implica un trámite menos traumático. Recuerda que puedes contratar con quien desees en cuanto a suministro pero no en distribución. Expliquemos mejor este punto.

En el negocio energético español, recuerda que la luz que llega a tu casa, lo hace a través de una canalización. La misma es una concesión de una empresa que tiene el derecho sobre un parte de las líneas nacionales. A esta empresa le corresponde tu sector y no puedes cambiarlo. Por el contrario, las comercializadoras son libres de ofrecerte sus servicios y tu de aceptarlos. El cambio implica simplemente rescindir el contrato con una y contratar con otra. De esta forma, la carta de rescisión del contrato de energía ira dirigida a la comercializadora.

Trámites que debes realizar para rescindir un contrato de energía

En este punto vamos a un aspecto más práctico de la cuestión, que se refiere a lo que efectivamente debes realizar. Los trámites son el resultado de una legislación y de la manera en la cual contrataste. De hecho todo contrato tiene sus especificidades para realizar esta acción. Sin embargo, son comunes algunos aspectos que te diremos a continuación.

Solicitud

Las solicitudes son formales, no pueden ser verbales, sin una comprobación efectiva. Para ello, muchas compañías han desarrollado mecanismos alternativos. Estos pueden ser correos de voz o escritos vía Internet. Sin embargo, lo ideal y adecuado es que dirijas una comunicación escrita a la compañía. En la misma no tienes por qué explicar las razones de tu decisión, porque como te dijimos antes, nadie está obligado.

La responsabilidad es simplemente de cancelar la factura de servicio. A pesar de ello, la empresa no puede rechazar tu solicitud así existan facturas impagas. De todas maneras, ella también cuenta con las herramientas legales para garantizar su pago. Un aspecto importante de este contexto es que no existen penalizaciones especiales por tomar esta decisión. Incluso cuando existen contratos de largo periodo como los anuales con cláusulas de permanencia. Puede que tenga alguna especificación sobre costes colaterales como los administrativos, pero no penalizaciones.

Datos

Resulta imprescindible la identificación del contratante, nombre y DNI son fundamentales. Pero recuerda que esta es una relación que se basa en el contrato y para ello, toma tu factura. En la solicitud identifícate a nivel personal pero también a nivel del contrato de suministro con el número del mismo. Así mismo, el numero CUPS que servirá para darle un contexto geográfico a la empresa que ubique el inmueble. Recuerda también colocar el tipo de suministro que te prestan. Existen algunos contratos de varias fuentes, por ejemplo, la compañía te suministra luz y gas. Esencial que digas a partir de qué fecha esperas el final de la relación comercial.

Razones para rescindir un contrato

Este es un espacio sumamente relativo, porque es absolutamente personal. Puedes rescindir un contrato por tu preferencia hacia otra compañía, porque te ofrecen mejor servicio. La cuestión es que debes evaluar adecuadamente tu decisión. No se trata solo de ahorro sino de conceptos asociados como servicios conexos que la empresa te suministra. En estos casos, el diagnostico de necesidades reales es fundamental y debes realizarlo antes de rescindir el contrato.

Como te indicamos, no es una gestión particularmente difícil, al contrario, es sencilla. En lo que si debemos hacer énfasis es en la claridad de la solicitud para no implicar baja del servicio. Cuando realices el trámite, recuerda que debes contar con la compañía sustituta antes del corte del servicio. Creemos que las razones sobran pero recuerda que un solo día sin servicio puede tener consecuencias desastrosas.

Menciones legales
  • Quienes somos

    Escríbenos