Empresa especializada en aislamiento térmico en Sevilla

Sevilla tiene un clima mediterráneo, con veranos muy calurosos y secos, e inviernos suaves y algo húmedos. El largo verano en Sevilla (que puede durar entre mayo y octubre) hace necesario un buen aislamiento térmico en las edificaciones, para que la climatización pueda compensar las altas temperaturas.

Existen multitud de empresas especializadas en aislamiento térmico en Sevilla. La mayoría pueden ofrecer servicios de impermeabilizaciones, aislamientos de techos y fachadas y reformas en general. Todo para hacer a su hogar o empresa más eficientes en el uso de la energía.

Muchas de las empresas especializadas en aislamiento térmico en Sevilla pueden también proveerle sistemas eficientes de climatización, y asesorarle en cualquier proyecto de mejora de la eficiencia energética.

El objetivo de estas empresas será hacer de tu vivienda un lugar más confortable para desarrollar tus actividades.

empresa especializada en aislamiento térmico Sevilla, aislamiento térmico, materiales

¿Por qué es importante el aislamiento térmico?

La mayor parte de la energía utilizada en los hogares se destina a la calefacción y refrigeración. Instalar un buen aislamiento reducirá tu consumo de energía, ahorrándote dinero y disminuyendo el impacto ecológico de tu hogar.

Un aislamiento térmico bien diseñado e instalado te brindará los siguientes beneficios:

¿Cómo funciona el aislamiento térmico en climas cálidos?

En un clima como el de Sevilla, con largos y calurosos días de verano, el aire caliente encontrará la manera de invadir tu hogar. O el sol sevillano calentará tu fachada y techo convirtiendo tu casa en un pequeño horno. A menos que instales un aislamiento térmico.

El aislamiento térmico forma una barrera que ayuda a resistir esta transferencia de calor. Esta resistencia se mide a través de un número, llamado valor R. Cuanto mayor sea este valor, mejor será el aislamiento instalado.

Los productos de aislamiento más recomendados para climas cálidos son las mantas de lana de vidrio. Estas son fibras finas tejidas que forman una gran esponja. Millones de estas fibras se superponen y crean espacios que permiten obtener el valor R deseado.

Estas muchas capas, que contienen millones de fibras, crean miles de millones de bolsas de aire, que atrapan y mantienen el aire detenido para eliminar su convección, impidiendo que el calor se transfiera del cálido exterior hacia el fresco interior de la casa. Entre mayor sea el grosor del aislamiento, mejor será su rendimiento.

En climas calurosos se recomienda concentrar el aislamiento en los techos, seguidos de las ventanas y las fachadas. De esta forma tus equipos de climatización podrán trabajar más eficientemente y ahorrar energía.

Puedes saber más sobre el contacto y precio de empresas especializadas en aislamiento térmico en Madrid, Barcelona o Sevilla.

Los tipos básicos de aislamiento térmico

Existen cuatro tipos básicos de aislamiento térmico que se distinguen por sus materiales y por su forma de aplicación. Estos son:

Rollos y planchas precortadas

Mucha gente piensa en el clásico manto de fibra de vidrio que se usa en paredes, pisos, áticos y otros lugares. Sin embargo, también existen variedades en lana de roca o lana mineral. Tiene como ventaja que puede ser instalado por el usuario y suelen ser muy económicos.

La principal desventaja es que deben medirse y cortarse a medida, además de sellarse de forma correcta. Esto para garantizar el aislamiento y también para evitar problemas de humedad.

Celulosa inyectada

La celulosa se fabrica a partir de periódicos reciclados que son tratados para volverlos resistentes al fuego. Se presentan en forma de pequeñas piezas sueltas y se aplican inyectando las piezas con aire a presión en las paredes.

Una ventaja de este aislante es que puede ser usado en cualquier lugar. Además, al ser un aislante suelto puede adaptarse al cableado y a las vigas sin problemas y sin tener que medir ni cortar.

Pero su principal desventaja es que requiere un equipo profesional y cuidados especiales al instalarlo.

Aislamiento rígido

Los paneles rígidos de aislamiento se pueden utilizar para aislar casi cualquier parte de tu hogar. Además, pueden cortarse a medida y brindan rigidez y resistencia a las paredes en donde se instalan.

El aislamiento rígido es una solución práctica para techos de áticos inclinados, cimientos, exteriores y techos planos. Puede instalar encima una capa extra de aislamiento continuo y algunas marcas incluyen sellado de aire y control de vapor.

Aunque son muy sencillas de instalar, sin equipos especiales, puede ser difícil la instalación cerca de tuberías y otros obstáculos.

Espuma de poliuretano

El aislamiento de espuma se forma en el sitio con la mezcla de dos componentes. Al ser inyectado dentro de la pared, se expande hasta rellenar el espacio. Es impermeable y aislante acústico, y es ideal para áreas con formas irregulares o con obstáculos.

Como inconveniente, requiere un equipo especial y una cuidadosa instalación. En este caso es mejor dejarlo en manos de un profesional.

Preguntas frecuentes que se generan sobre los aislamientos

¿Es necesario contratar un profesional siempre?

Es cierto, cualquiera puede instalar aislamiento térmico en su hogar, al menos los tipos más comunes. Pero la realidad es que se trata de un trabajo que es mejor dejar en manos especializadas.

Por otra parte, existen tipos de aislamiento como la espuma y la celulosa que requieren un equipo especial. Un profesional siempre estará preparado para lidiar con cualquier inconveniente durante la instalación.

¿Cómo sé si necesito aislamiento térmico?

Existen formas sencillas de determinar si necesitas instalar o mejorar el aislamiento térmico de tu hogar. En general, si tu casa no puede mantener la temperatura durante largos períodos de tiempo, sin hacer uso de la calefacción o la climatización, entonces está mal aislada térmicamente.

Este es un caso típico en Sevilla: Enciendes el aire acondicionado y lo pones a una temperatura agradable pero siempre está funcionando sin apagarse jamás o lo hace por cortos períodos de tiempo. Es una señal clara de que necesitas aislamiento térmico adicional.

Cuando instales aislamiento verás cómo la climatización se produce en menos tiempo y consumirá mucha menos energía. Y en invierno también verás las ventajas. El aislamiento térmico funciona a tu favor durante todo el año, sin importar el tiempo que haga afuera.

Menciones legales
  • Quienes somos

    Escríbenos