Reducir el consumo de calefacción

No es sorprendente para nadie que en la actualidad la preocupación por ahorrar energía en un factor de suma importancia a tener en cuenta. Y esta preocupación se agudiza cuando se acerca el invierno, hacemos revisiones de nuestro sistema de calefacción, del aislamiento de nuestros hogares, verificamos las tarifas de energía de nuestros proveedores (con su debida carta de rescisión para el anterior proveedor), etc. En fin, realizamos las verificaciones necesarias para que el consumo energético sea el adecuado, y si podemos reducir el consumo de calefacción, mucho mejor. En este artículo te ofrecemos las principales noticias sobre cómo reducir el consumo de calefacción en nuestros hogares.

Y es que no solo se trata de un tema que influya en nuestra economía, sino también se trata de ser responsables con el medio ambiente y cumplir con los pasos necesarios para reducir nuestro consumo energético en la calefacción, y colaborar con la conservación del planeta. Felizmente, este es un tema que tiene múltiples soluciones, y podemos analizar algunas para tomar en consideración aquellas que se ajusten a nuestra realidad.

reducir el consumo calefacción

Algunos consejos para aplicar en tu hogar

Existen algunas medidas sencillas para aplicar al momento de reducir el consumo en la calefacción. Y aquí te brindamos algunas de ellas, que no solo te ayudarán a ahorrar, si no a incrementar la eficiencia de tu sistema de calefacción, y así podrás hacer los ajustes necesarios para evitar mal funcionamiento de tu sistema o derroche de calefacción o energía.

Un buen termostato y ajustar la temperatura

Puedes instalar un termostato con regulador de temperatura, de tal manera que puedas regular la temperatura de tu calefactor. Si, además, este termostato es programable, añadirás un plus a esta medida, ya que solo funcionará cuando sea necesario, pudiendo programar el encendido y apagado de tu equipo de calefacción de acuerdo a tu rutina y necesidades reales. Esto es, por ejemplo, si sales temprano en las mañanas a trabajar, podrás programar que la calefacción se encienda 10 minutos antes de tu llegada a casa, de tal manera que cuando llegues a tu hogar lo encuentres a una temperatura confortable sin derroche de energía innecesario.

Es importante destacar, que una temperatura de 21 °C es más que suficiente para crear un ambiente agradable en tu hogar. Así, tu sistema de calefacción no trabajará forzado, consumiendo más energía de la necesaria. Esta sencilla medida, incidirá positivamente en tu factura de energía.

Mantenimiento, la clave del correcto funcionamiento

Otra medida que también puede ayudar a reducir tu consumo en calefacción, es instalar ventanas con aislamiento, para evitar fugas o pérdidas de calor a través de ellas. Es una buena medida, porque también en verano, impedirá que el calor ingrese a tu hogar, manteniéndolo a una temperatura agradable.

De igual manera es conveniente, por lo menos una vez al año, realizar un mantenimiento a tu sistema de calefacción. Esta medida, no solo incidirá en el ahorro de energía, además haciendo este mantenimiento, podrás detectar posibles problemas antes que el sistema de calefacción se vea afectado de manera grave. Otra ventaja de tomar esta medida como costumbre es que podrás mantener los ductos limpios evitando alergias y/o afecciones respiratorias.

Si tu sistema de calefacción se basa en radiares, es aconsejable que lo purgues una vez al año. De esta manera evitarás burbujas de aire que impidan el paso del agua caliente, y es entonces cuando empieza a presentarse fallas en tu calefacción, puesto que el aparato sigue funcionando, consumiendo energía, pero no cumpliendo su función porque no calentará el ambiente.

Otras medidas de sentido común

En la naturaleza contamos con el mejor calefactor existente, que no nos cuesta dinero y no consume energía, aprovechémoslo. En la actualidad, se hacen planificaciones a la hora de construir edificaciones y entre estas planificaciones se toma mucho en cuenta el aprovechamiento de los recursos naturales como el aire y la orientación del sol. Sin embargo, no importa si tu vivienda no tiene estas orientaciones. De igual manera, podrás dejar entrar el sol en tu casa durante las horas de mayor incidencia de luz solar y cuando anochezca, cierras las ventanas y baja las persianas. De esta sencilla forma, evitarás que el calor del sol se escape.

Haz una evaluación de las estancias de tu vivienda y del uso de cada una de ellas, la necesidad real de calentar estos ambientes y en caso de no ser necesarias, cierra las llaves de los radiadores en estos ambientes, o cierra los ductos, de tal manera que el calor se redistribuya donde sí es necesario.

Evita el malgasto

Otra medida de sentido común, es evitar el malgasto de agua caliente, es decir, reduce el uso del agua caliente. De esta forma, ayudarás en la conservación del ambiente y los recursos naturales, al mismo tiempo que reduces el consumo.

Estas sencillas medidas contribuirán en la reducción del consumo en cuanto a calefacción.

Sistemas de Calefacción

En el mercado existen infinidad de opciones en sistemas de calefacción, tales como calderas, sistemas de calefacción radiantes (losa radiante, ventana radiante, paneles, etc.), bombas de aire, radiadores, etc., y cada uno de ellos tiene características propias, en cuanto a consumo energético y eficiencia.

Elección de energía

Otro aspecto muy importante a tener en cuenta es la elección de la energía que alimente nuestro sistema calefactor. Tenemos distintas opciones, siendo las más populares las que se alimentan de energía eléctrica y de Gas Natural, debido a su eficiencia. Asimismo, en España existen diversas compañías proveedoras de estos servicios. Esta diversidad, permite a los consumidores tener acceso a una amplia variedad de tarifas y planes que se adapten a sus necesidades reales. Allí podrás consultar algunas opciones.

Escoge la de menor precio e impacto

Por ejemplo, si tu sistema de calefacción es eléctrico, tienes la opción de elegir, de acuerdo a la zona donde resides, entre una variedad de empresas que distribuyen y comercializan energía eléctrica, que, a su vez, ofrecen una variedad de tarifas con precios diferentes y planes competitivos.

Cabe resaltar que, a partir del año 2015, el Gobierno español, aprobó una normativa que indica que para la instalación de sistemas de calefacción por calderas se debe elegir las que sean alimentadas por Gas Natural, debido a sus bondades en cuanto a energía limpia, por lo que la mayoría de las empresas ofrecen unas tarifas realmente atractivas para Gas Natural, siendo esta además la opción más económica respecto a energías.

Menciones legales
  • Quienes somos

    Escríbenos